lunes, 15 de octubre de 2018

Una reflexión de la utilidad de los Toxindromes

Andrés Acevedo Restrepo 
Gustavo Aguilar Cruz 
Diego Alban Jurado 
Estudiantes de 11° semestre de Medicina. Universidad de Antioquia 
Revisado por: Sara Lastra Bello
MSc. Toxicologia. Esp. Adicciones – Unidad de Telesalud. CIEMTO

El término hace referencia a un grupo de síntomas, y signos clínicos que caracterizan ciertas sustancias tóxicas que comparten mecanismo de acción similar, afectando al paciente de forma característica, haciendo que sea posible en algunos casos asignar un toxindrome a determinado cuadro clínico y ofrecer en consecuencia manejo sindromático, aun desconociendo de forma específica la sustancia implicada. 

Para empezar a pensar en un toxindrome es importante hacer una aproximación general a la historia de ¿qué?, ¿cuándo?, ¿qué tanto?, ¿por qué? con respecto a las circunstancias que rodean el hecho, indagar sobre medicamentos tomados por prescripción médica, y los que no, suplementos, vitaminas, medicamentos naturistas, pastilleros, uso de agujas, documentos o papeles que nos hablen de intención suicida y sobre las afecciones médicas tanto orgánicas como mentales de la persona en la cual sospechemos un toxindrome. 

En el examen físico es fundamental prestar especial interés en los signos vitales puesto que cada toxindrome tiene un patrón de afectación de los mismos, sin embargo, hay que hacer la salvedad de que pueden existir varias sustancias tóxicas con mecanismos de acción diferentes presentes en un mismo paciente por lo que no siempre es posible asignar de forma específica un toxindrome. 

La frecuencia cardiaca, la respiratoria en un minuto, la temperatura objetiva con un termómetro o la sensación térmica al tacto por parte del evaluador, las pupilas dilatadas o puntiformes, la rigidez muscular, parálisis focales, respuesta al dolor alterada, la presencia de sudoración abundante o lo contrario la sequedad en piel y mucosas son aspectos claves a evaluar, que en ocasiones se pasan por alto o simplemente se realizan de manera automática, sin analizar la valiosa información que ofrecen. 

Así pues, existen 6 grandes toxindromes y se clasifican de acuerdo a la sustancia sospechada y el pull de signos y síntomas que se observan en el paciente como indica de forma gráfica la siguiente imagen:
Estos son algunos de los toxindromes más comunes, sin embargo, hay más como el extrapiramidal, solvente, alucinógeno, entre otros, que son importantes conocer también, sobre todo en situaciones donde la información escasea para así iniciar un manejo rápido y adecuado. 

Usualmente no tendremos información sobre a qué tóxico pudo estar expuesto nuestro paciente, pero sí lo tendremos a él para tratar su sintomatología y no al tóxico, no debemos posponer medidas básicas como el ABC (vías aéreas, función respiratoria, circulación) mientras indagamos si se trata de alguna intoxicación según la anamnesis y examen físico que realicemos. Ya sea que quien lea esto sea profesional de la salud, o miembro de la comunidad, queremos recalcar la importancia de conocer estos toxindromes, útiles para intentar clasificar lo que estamos viendo en el paciente intoxicado, aumentando la probabilidad de un manejo pronto que finalmente impacte positivamente en su supervivencia.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Araya Chavarría S, Fallas Zúñiga M, Moya Álvarez A. Síndromes tóxicos: diagnóstico y manejo. revista médica de costa rica y Centroamérica LXVII,2010; Disponible en: http://www.binasss.sa.cr/revistas/rmcc/593/art17.pdf
  2. Peña L. Grandes síndromes toxicológicos (toxidromes) En: Peña L, Zuluaga A. editores. Protocolos de manejo del paciente intoxicado 2ª ed. 2017; p. 35-36.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Es importante recordar que los niños son más susceptibles a manifestar síntomas de cualquier intoxicación, debido a que su organismo no está completamente desarrollado comparado con los adultos,por ende la presencia de clinica nos habla de una intoxicación grave, por lo cual necesita evaluación oportuna y rápida por personal de la salud con los instrumentos adecuados para ellos y siempre ajustarlos a sus variables fisiológicas las cuales cambian entre meses y años.



    Mintegi, S. (n.d.). Intoxicaciones Medidas Generales [online] Aeped.es. Available at: https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/intoxicaciones._medidas_generales.pdf [Accessed 16 Oct. 2018].

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es importante recordar que existe una variabilidad en cuanto al grupo poblacional como son los ancianos y los niños. Por ejemplo, en la población pediátrica, la inmadurez de la barrera hematoencefálica, la disminución en el metabolismo y de la excreción renal, principalmente en prematuros y lactantes genera una un aumento del efecto de varios fármacos susceptibles de generar toxidromes como los opiáceos, ansiolíticos y plaguicidas. Por otra parte, existe un incremento de la absorción tópica tres veces mayor que en el adulto, debido a la mayor proporción área-peso corporal, alto grado de hidratación cutánea y estrato córneo muy delgado, principalmente corticoides y salicilatos tópicos. Asimismo, en los ancianos, por la variación en la distribución de la masa grasa frente a la masa magra y los cambios en el metabolismo hacen que se asemejen las presentaciones.

      - Sabiha Sahin, MD; Kursat Bora Carman*, MD; et al. Acute Poisoning in Children; Data of a Pediatric Emergency Unit. 02 de abril de 2011. [En línea]. Disponible en: http://www.bioline.org.br/pdf?pe11082

      - Bhupen Barman, Kaustubh Bora, et al. Poisoning in elderly. Abril de 2018. [En línea[. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0976288418300778

      Eliminar
  3. Toxindrome Extra-piramidal

    Las afectaciones Extrapiramidales se pueden clasificar de acuerdo al tono muscular:

    Hipertónicas: Alteración de la vía nigroestriada. Disminución de la dopamina y exceso relativo de acetilcolina. Síntomas: temblor en reposo, rigidez, bradicinesia.

    Hipotónicas: Alteración de la vía estriopalidal. Exceso de dopamina y déficit de acetilcolina. Síntomas: movimientos involuntarios sin finalidad de predominio distal de miembros. Alucinaciones.

    Qué sustancia lo producen:
    Fenotiazinas, Metoclopramida, Clebopride Olanzapina, Risperidona, Antidopaminérgicos, Drogas de abuso: cocaína. Monóxido de carbono.

    Manifestaciones clínicas:
    Disfonía, disfagia, trismus, crisis oculogiras, rigidez, distonías, hiperreflexia, opistótonos, laringoespasmo.

    Manejo general: Control A-B-C, tratamiento de soporte. Control de otros efectos medicamentosos. Benzodiacepinas para agitación. “Antídoto”: Biperideno.

    BIBLIOGRAFÍA

    MORENO FERNANDEZ, A. (2016). PRINCIPALES SÍNDROMES TÓXICOS Y ANTÍDOTOS [Ebook] (pp. 29-33). ALBERTO MORENO. Retrieved from https://www.ucm.es/data/cont/docs/107-2014-03-18-T%2019.%20S%C3%8DNDROMES%20Y%20ANTIDOTOS.pdf

    ResponderEliminar

Déjanos tu comentario!